WAWALI.ES
Casa y cocina

WAWALI.ES
Para tu casa y tu cocina

Costillas de cerdo con salsa barbacoa al melocotón

La salsa barbacoa está bien, pero de vez en cuando en necesario cambiar de sabor y darle un giro a la salsa.
Con la salsa barbacoa es muy fácil, tan sólo tenemos que incorporar unos cuantos ingredientes para aportar un sabor afrutado, tan suave como el melocotón.

Al aplicarla antes de asarlo a la barbacoa, se retiene la humedad de la superficie y se crea un exquisito esmalte que carameliza la carne.

Esta receta es perfecta para cualquier fiesta en el jardín, y que no te quepa duda de que impresionará a todos tus invitados.

Si quieres hacer esta salsa, puedes utilizar melocotones frescos o enlatados.

Ingredientes necesarios para la costilla:

  • 3 kg de costillas de cerdo dividido en 2
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • 500 ml de la salsa de barbacoa al melocotón (la receta está abajo)

Lo primero, calentamos el horno a 180 grados C, y colocamos las costillas sobre una bandeja de horno. Lo cubrimos con sal y pimienta, colocamos encima un trozo de papel de aluminio y lo horneamos durante una hora y media, hasta que estén tiernos.

Mientras tanto, podemos preparar nuestra parrilla de carbón o de gas con fuego directo.

Sacamos las costillas del horno y retiramos el papel. Ponemos las costillas en la barbacoa y las barnizamos con la mitad de la salsa, bien untada por todos los lados.

Tapamos un poco la barbacoa y dejamos que se asen durante 10 minutos, dándoles la vuelta para que no se quemen. Vuelve a untar el resto de la salsa por encima y continua su cocción durante 5-10 minutos más, hasta que veamos que se forma una corteza marrón.

Sacamos las costillas a una tabla de cortar y las cortamos en raciones individuales.

Salsa barbacoa al melocotón

  • 2 kilos de melocotones
  • 60 ml de zumo de limón recién exprimido
  • 125 ml. de aceite de girasol
  • 1 cebolla, picada groseramente
  • 6 dientes de ajo, pelado y picado
  • 330 g. de azúcar moreno
  • 250 ml de vinagre de vino
  • 125 ml de bourbon o agua
  • 250 ml de salsa Worcestershire
  • 60 g. de ketchup
  • 2 cucharadas de jengibre fresco rallado
  • 2 cucharadas de chile en polvo
  • Sal y pimienta negra recién molida

Para hacer la salsa, escaldamos y pelamos los melocotones. Los cortamos por la mitad y le quitamos el hueso central. Transfiere los trozos en un recipiente con el zumo de limón para que no se pongan marrones.

En una olla, calentamos el aceite a fuego medio, añadimos la cebolla y sofreímos hasta que esté tierna, removiendo ocasionalmente.

Incorporamos el ajo y sofreímos durante 1 minuto. En ese momento agregamos el melocotón, el azúcar, el vinagre y el bourbon. Aumentamos al temperatura para que llegue a ebullición, a continuación bajamos a fuego lento y dejamos que se cocine hasta que los melocotones y la cebolla estén muy tiernos, unos 30 minutos.

Después de eso dejamos que se enfríe. Trituramos la mezcla con una batidora hasta tener una salsa fina y suave. Vertemos la salsa Worcestershire, el ketchup, el jengibre rallado y el chile en polvo.

Lo volvemos a poner al calor y removemos frecuentemente hasta que caliente. Ajustamos la sal y la pimienta.

Se puede almacenar la salsa en tarros de cristal herméticos hasta por 1 año, o en el refrigerador durante 2 semanas.